Un adolescente le pidió a un amigo que mate a sus padres, quien ultimó con un hacha a los progenitores del chico, cuando estos dormían. “...

Un pibe encargó a un amigo el asesinato de sus padres Un pibe encargó a un amigo el asesinato de sus padres

Un pibe encargó a un amigo el asesinato de sus padres

Un pibe encargó a un amigo el asesinato de sus padres

Un adolescente le pidió a un amigo que mate a sus padres, quien ultimó con un hacha a los progenitores del chico, cuando estos dormían. “Yo te espero fuera. Cuando termines, me llamas”, le habría dicho el jovencito  a su amigo.

Salvatore Vincelli, 59 años, y su mujer Nunzia Di Gianni, 45, propietarios de un restaurante de Pontelangorino, en la provincia de Ferrara, al norte de Italia, fueron encontrados muertos con el cráneo destrozado. La entrada en la casa no había sido forzada ni había sido robado el dinero ingresado en el restaurante.

Las sospechas cayeron de inmediato en el hijo Riccardo, de 16 años, quien dijo haber pasado la noche con su amigo Manuel, de 17 años. En menos de 24 horas, los adolescentes confesaron el doble homicidio y permitieron que se encontrara en un canal, el arma del delito: un hacha.

Riccardo Vincelli prometió al amigo Manuel, ejecutor material del homicidio, 80 euros de inmediato y otros mil después del asesinato.

El matrimonio se despertó en la cama sin tiempo para reaccionar cuando vieron a Manuel, a quien conocían desde niño, saltando sobre su cama con el hacha. Gritaron pidiendo ayuda al hijo Riccardo. Pero éste se había puesto de acuerdo con Manuel, abriéndole la puerta de la casa: “Yo te espero fuera. Cuando acabes, me llamas”, le dijo.

Cuando el juez, preguntó a Riccardo porqué decidió el parricidio, el chico contestó que  “mis padres me gritaban siempre. Discutíamos continuamente por la escuela, querían que volviera a casa dentro de ciertos horarios, me decían que si continuaba sin hacer nada en la vida a los 18 años me habrían echado de casa…”.

La vida de los dos jóvenes se reducía de pasar muchas horas jugando a la playstation, tardes enteras en el bar charlando y fumando marihuana, en ocasiones aspirando cocaína. Así eran todos los días de estos jovencitos italianos, ahora acusados por el homicidio de Vincelli y Di Gianni.

PUBLICADO EL 15/01/2017
POR INFOALLEN –MAIL: noticias@infoallen.com.ar

0 comentarios:

No Necesitas registrarte para dejar tu comentario. El mismo aparecerá publicado en unos minutos.