Será incluida en la oferta de General Pico, donde estuvo preso y gozó de su libertad hasta su muerte en 2013. Como su cuerpo no fue reclam...

La tumba de Arquimedes Puccio, atractivo turístico La tumba de Arquimedes Puccio, atractivo turístico

La tumba de Arquimedes Puccio, atractivo turístico

La tumba de Arquimedes Puccio, atractivo turístico


Será incluida en la oferta de General Pico, donde estuvo preso y gozó de su libertad hasta su muerte en 2013. Como su cuerpo no fue reclamado, fue enterrado en el cementerio local.

Arquímedes Puccio, el jefe del clan familiar dedicado a secuestros y asesinatos, pasó varios años preso en Santa Rosa, La Pampa, y sus últimos días de libertad en General Pico. Allí también murió el 4 de mayo de 2013 y, como nadie reclamó su cuerpo, sus restos fueron enterrados en el cementerio local donde los turistas curiosos piden visitar su tumba. Quizá por eso fue que la sepultura será parte de la oferta turística de la ciudad.

Así lo informó la coordinadora de Turismo de General Pico, Margarita Cervio: "La tumba de Puccio es motivo de consultas para concretar visitas por parte de personas de distintos lugares de La Pampa y de otras provincias, por lo que se prevé incorporarla a uno de los circuitos que forman parte de la oferta turística piquense".

La tumba está en el sector IV del cementerio local en la zona de "indigentes".

Arquímedes Puccio, contador que integró la Triple AAA y la SIDE en los '70, fue parte de la "mano de obra desocupada" en los '80 y fue entonces que, junto a otros ex policías y ex militares, armó una banda que se dedicó a los secuestros extorsivos en los que involucró a su familia.

La historia de la familia Puccio conmocionó a la sociedad entre 1982 y 1985, cuando secuestraron y mataron a los empresarios Ricardo Manoukian, Eduardo Aulet y Emilio Naum. En los últimos años, una película (El Clan, de Pablo Trapero) y una serie (Historia de un clan, que emitió Telefé) actualizó la historia macabra de la familia, donde se cuenta la historia de cómo Arquímedes reclutó en la banda a sus hijos Alejandro (ex rugbier de Los Pumas, fallecido en 2008 a los 49 años) y Daniel "Maguila" (54 años, condenado a 13 años de prisión, estuvo prófugo todo ese tiempo).

Aún viven Epifanía Calvo (84) y Adriana, la más chica de la familia, que se cambió el apellido por Calvo. De Guillermo (49), en tanto, no se conoce su destino luego de que decidiera quedarse en Australia durante una gira de rugby mientras su familia ejecutaba los secuestros.

PUBLICADO EL 14-04-2017
POR INFOALLEN – Mail: noticias@infoallen.com.ar



0 comentarios:

No Necesitas registrarte para dejar tu comentario. El mismo aparecerá publicado en unos minutos.