En medio de un fuerte hermetismo la iglesia lo había retirado para sorpresa de la comunidad parroquial allense sin dar razones ni motivos...

Comienza el viernes el juicio a un cura por un abuso sexual en Allen Comienza el viernes el juicio a un cura por un abuso sexual en Allen

Comienza el viernes el juicio a un cura por un abuso sexual en Allen

Comienza el viernes el juicio a un cura por un abuso sexual en Allen



En medio de un fuerte hermetismo la iglesia lo había retirado para sorpresa de la comunidad parroquial allense sin dar razones ni motivos. Luego se conoció lo peor. El cura párroco había sido denunciado por abuso sexual con acceso carnal de un menor de 14 años cuyo sexo y demás datos filiatorios no trascendieron por razones obvias de protección de la víctima.

Un sacerdote que estuvo al frente de la capilla Santa Catalina de Allen será llevado a juicio por una denuncia de abuso sexual contra un menor de edad. El religioso será juzgado desde este viernes en los tribunales de Roca, por un caso que ocurrió en el 2010.

El acusado del delito de abuso sexual es el sacerdote católico Juan José Urrutia, quien fue el párroco de esa comunidad durante algunos años. Se le imputa el delito de abuso sexual con acceso carnal por aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima que, por ese entonces, tenía 14 años.

La salida de Urrutia de Allen estuvo cargada de silencio y misterio. De un día para el otro fue reemplazado por el sacerdote Juan Dondo, sin que la Iglesia diera ninguna explicación certera. Inclusive, ante el hermetismo que rodeó a la situación, se generaron divisiones hacia adentro de la Parroquia.

Urrutia había llegado a Allen en 2008 y por su forma de ser, rápidamente se ganó el afecto de la comunidad católica. Se encargó de que la iglesia profundizara el trabajo y la presencia en los barrios y se vinculó con los grupos de jóvenes de la Iglesia, dándoles un lugar de protagonismo.

En mayo del 2011 el sacerdote que ahora será enjuiciado concedió una entrevista a este medio en la que planteó su idea de promover una “iglesia más cerca de la gente”.

A comienzos de este año, la diócesis del Alto Valle también estuvo envuelta en un caso similar, aunque en torno al cura cordobés Luis Bergliaffa, sentenciado por el Vaticano debido al abuso de una niña. Éste fue refugiado en la región por el obispo Marcelo Cuenca, quien defendió el traslado, asegurando que Bergliaffa “no tiene causa penal” en su contra y que “puede moverse en libertad”.

En referencia a lo sucedido, Nicolás Alessio, cura expulsado por respaldar la ley de matrimonio igualitario, acuso a la iglesia porque en casos como estos, “prima la obediencia”. (Río Negro)

PUBLICADO EL 04-10-2017
POR INFOALLEN – Mail: noticias@infoallen.com.ar  



0 comentarios:

No Necesitas registrarte para dejar tu comentario. El mismo aparecerá publicado en unos minutos.