“ Mi marido entró para ver qué pasaba y vio que ya estaba afuera la cabecita de la beba, salió corriendo a buscar a las enfermeras, y cu...

CIPOLLETTI: 'ME DIJERON QUE VAYA AL BAÑO, QUE NO PASABA NADA' Y LA BEBA NACIÓ EN EL BAÑO' CIPOLLETTI: 'ME DIJERON QUE VAYA AL BAÑO, QUE NO PASABA NADA' Y LA BEBA NACIÓ  EN EL BAÑO'

CIPOLLETTI: 'ME DIJERON QUE VAYA AL BAÑO, QUE NO PASABA NADA' Y LA BEBA NACIÓ EN EL BAÑO'

CIPOLLETTI: 'ME DIJERON QUE VAYA AL BAÑO, QUE NO PASABA NADA' Y LA BEBA NACIÓ EN EL BAÑO'


“ Mi marido entró para ver qué pasaba y vio que ya estaba afuera la cabecita de la beba, salió corriendo a buscar a las enfermeras, y cuando les contó que estaba naciendo, le respondieron que me pare y camine hasta la cama, a esperar que me atiendan. Ni siquiera se movieron".

"Mi marido agarró la beba con sus manos, porque no había nadie que me asista pese a que avisaron lo que estaba pasando", relató la joven al diario La Mañana de Cipolletti.

Jacqueline Cabral, de 18 años, soñaba con un parto tranquilo, respetado y rodeado por sus seres queridos, pero la realidad fue otra. Cuando llegaron los médicos, su hija ya había nacido en un inodoro, en medio de un charco de sangre y gritos de desesperación. Por fortuna, ni la madre ni la hija sufrieron complicaciones.

'Me dijeron que vaya al baño, que no pasaba nada'


"Llegué a las 8:30 acompañada por mi marido, mi mamá y mi papá. Tenía la ilusión de que sea un día que recordaría para siempre, un día feliz. Pero no fue así. Ingresé a la sala de preparto y me dieron la pastilla para dilatar; me dijeron que no podía moverme de la cama por dos horas. Pedí permiso para orinar y me dijeron que sí. Caminé hasta el baño de la habitación y pude hacer normal, y volví a recostarme. Ya sentía las contracciones", explicó Jacqueline.

Unos enfermeros le controlaron el tiempo de las contracciones y le aseguraron que la beba aún no estaba por nacer. Cerca del mediodía comenzó a sentir retorcijones y ganas de ir de cuerpo, y volvió a pedir permiso.

"Me dijeron que vaya al baño, que no pasaba nada. Me senté en el inodoro, defequé, y comencé a tener contracciones muy fuertes. Sentía tanto dolor que no me pude parar y me mareaba”.


“Mi marido entró para ver qué pasaba y vio que ya estaba afuera la cabecita de la beba. Salió corriendo a buscar a las enfermeras, y cuando les contó que estaba naciendo, le respondieron que me pare y camine hasta la cama a esperar que me atiendan. Ni siquiera se movieron", recordó la joven madre.

"Mi marido la agarró a la bebé con sus manos. Estaba todo lleno de sangre. Yo apenas podía moverme. Cuando llegó la partera, no podía creerlo. Ya había nacido. Teníamos el cordón umbilical colgando y ni siquiera había tijeras para cortarlo. El personal no tenía guantes ni nada. Como pude, caminé hasta la cama, y me llevaron a quirófano porque me desgarré y había que retirar la placenta", detalló Jacqueline Cabral.

En los pasillos todos corrían desesperados. La familia  de la joven, no entendía qué estaba pasando y les impedían entrar a la sala. "Creían que me había muerto", señaló Jacqueline.

En la institución no harán declaraciones


La directora del hospital, Claudia Muñoz, dijo que no realizará ninguna declaración pública respecto de la experiencia que narró la joven paciente, por lo menos hasta que no exista un reclamo formal o una denuncia contra la institución.

Consultada sobre el nacimiento, Muñoz dijo que todas las mujeres tienen tiempos distintos para dar a luz y no confirmó ni desmintió lo ocurrido, indicando que, según el registro de neonatología, el nacimiento habría sido en la sala de preparto y que no estaría asentado en el libro el parto en el baño de dicho sector hospitalario.

Jacqueline dijo que hizo pública su experiencia “para que no se vuelva a repetir”. “Pueden hacer daño a muchas familias. Asimismo adelantó que presentará una carta a las autoridades del nosocomio a modo de reclamo.

 INFOALLEN - 22/01/2020
Mail: noticias@infoallen.com.ar