Cuatro estados se movilizaron para bloquear la medida en tribunales.

Frenos en la justicia al nuevo decreto migratorio de Trump Frenos en la justicia al nuevo decreto migratorio de Trump

Frenos en la justicia al nuevo decreto migratorio de Trump

Frenos en la justicia al nuevo decreto migratorio de Trump

Cuatro estados se movilizaron para bloquear la medida en tribunales.

La Casa Blanca confía en que el agua no llegue al río. Pero la correntada se está montando y crece con las horas: son cuatro ya los estados federales que se movilizaron para frenar en los tribunales el nuevo decreto con el que el presidente Donald Trump intenta impedir la llegada de musulmanes al país.
Hawai se convirtió en el primer estado en recurrir ante la justicia el nuevo decreto que Trump firmó el lunes pasado.

Inmediatamente después se sumó Washington, en la costa oeste, con un nuevo pronunciamiento de su fiscal general, Robert Ferguson. Anoche se supo que otros dos estados, Nueva York y Oregon, se preparaban para dar pasos en el mismo sentido.

"Son cuatro estados ya los que se mueven para bloquear un decreto que, en definitiva, dice lo mismo que el anterior y provoca similar daño. Lo que cambia es que sus efectos son un poco más acotados, nada más", sostuvo Ferguson.

"En vez de prohibir la entrada de personas de siete países, ahora los países son seis y se mantiene una puerta para los refugiados. Pero, por lo demás, nada cambia y sigue siendo lo que siempre fue: una prohibición de entrada a musulmanes", añadió.

Sus argumentos fueron en la misma dirección del fiscal general de Hawai.

"En el fondo no ha cambiado nada. La prohibición para ingresar desde países de mayoría musulmana persiste, aunque ahora los países incluidos en la lista sean seis y no siete", coincidió Doug Chin.

Quiera o no, la Casa Blanca enfrenta ya una nueva pulseada judicial, cuando apenas se repone del golpazo que significó el derrumbe en tribunales de la primera prohibición migratoria que firmó Trump, con el argumento de que se trataba de una medida "vital" y "urgente" para "garantizar" la seguridad del país.

El planteo de Hawai y los que preparan las otras tres fiscalías federales son una respuesta al decreto con el que la Casa Blanca reemplazó el que produjo cuando apenas llevaba una semana de presidencia de Trump y que generó caos en aeropuertos locales y en el extranjero.

"Nosotros tenemos confianza en que esta nueva versión pase con éxito la revisión judicial", ensayó ayer el vocero presidencial, Sean Spicer.

Antecedente

El primer decreto prohibió temporalmente la entrega de visados a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irán, Libia, Siria, Sudán, Somalía, Yemen e Irak, ahora fuera del veto, pero igualmente bajo un estricto análisis previo.

También paralizaba el acceso de refugiados de Siria, con la excepción de aquellos que profesaran la fe cristiana, a los que, por el contrario, se trataba de favorecer.

En los aeropuertos hubo caos por las detenciones de personas con doble nacionalidad, visados ya expedidos o con permiso de residencia legal, conocido como green card.

Para ira presidencial, la medida fue paralizada en los tribunales. "Son jueces politizados... Ellos conversan mientras yo me tengo que ocupar de la seguridad del país... Hasta un mal estudiante de Derecho lo entendería mejor que ellos", despotricó Trump.

Sin embargo, al presidente no le quedó más remedio que aceptar la sentencia y desistir de la idea original de seguir la puja ante la Suprema Corte, donde se encaminaba a una nueva y segura derrota.

Lo que hizo, en cambio, fue tomarse un mes para redactar un nuevo decreto, en la misma línea, pero "descafeinado". Se excluyó a Irak de la lista, mientras que, según opiniones coincidentes, es bastante vago e incierto para el resto de medidas.

"Creo que esta vez no podrán decir nada en contra", desafió el fiscal general Jeff Sessions, a la hora de presentarlo en conferencia de prensa. Sin embargo, el nuevo capítulo de la batalla judicial ya está en marcha.

Hawai ya lo recurrió formalmente, con un recurso que se ventilará en audiencia el próximo miércoles, apenas un día antes de la fecha para su entrada en vigor, el jueves 16. Washington lo recurría anoche, mientras que Oregon y Nueva York daban pasos para sumarse en igual sentido. Un nuevo dolor de cabeza está en marcha para la Casa Blanca.

PUBLICADO EL 10-03-2017
POR INFOALLEN – Mail: noticias@infoallen.com.ar


0 comentarios:

No Necesitas registrarte para dejar tu comentario. El mismo aparecerá publicado en unos minutos.