Provenientes de Bariloche, Facundo Jones Huala, su hermano y otros dos jóvenes desembarcaron en Villa La Angostura en 2009, cuando el des...

El día que los mapuches echaron a los Jones Huala y los sentenciaron como ‘no gratos’ para esa comunidad El día que los mapuches echaron a los Jones Huala y los sentenciaron como ‘no gratos’ para esa comunidad

El día que los mapuches echaron a los Jones Huala y los sentenciaron como ‘no gratos’ para esa comunidad

El día que los mapuches echaron a los Jones Huala y los sentenciaron como ‘no gratos’ para esa comunidad



Provenientes de Bariloche, Facundo Jones Huala, su hermano y otros dos jóvenes desembarcaron en Villa La Angostura en 2009, cuando el desalojo de la comunidad Paisil Antriao era inminente y estaba en plena resistencia. La comunidad local había pedido ayuda a otras de la zona.

Al principio, los Paisil Antriao y su lonko, Ernesto Antriao, agradecieron el apoyo y los acobijaron. Pero aseguran que cuando el nivel de violencia creció y vieron que la intención era traer más gente de Bariloche para ocupar tierras, la comunidad y la Confederación Mapuche Neuquina tomaron distancia.

El grupo firmaba por momentos como “Resistencia Ancestral Mapuche de comunidades autónomas y conflicto”, más adelante también lo haría como Comunidad Paisil Autónoma, una denominación con la que buscaron diferenciarse de la otra comunidad vigente.

El atentado que nadie creyó

Entre el abanico de hechos, la autodenominada RAM se adjudicó el incendio de la Municipalidad a mediados del 2009. Sin embargo, curiosamente, ni en aquel momento ni ahora las autoridades y la Justicia creyeron que habían sido ellos.

“Hubo varios incendios que se adjudicaron. Jones Huala estuvo en la toma de una hostería en construcción, pero del incendio de la Municipalidad no manejamos información de que hubieran sido ellos. Cuando hicimos la pericia de Bomberos y la aseguradora surgió que el incendio había sido provocado por un cortocircuito”, recordó a “Río Negro” David Tressens Ripoll, ex secretario de Seguridad del Municipio en aquella época.

Consultado sobre si hubo temor ante la escalada de violencia, Tressens apuntó que “temor no teníamos, sabíamos que era gente que venía de otros lugares para usurpar. Pero era solamente un grupo que se aprovechaba del concepto de comunidad abierta que tenía la comunidad Paisil Antriao, en verdad nunca fue considerado como un movimiento importante...”


Recuerdos de un testigo

Juan Ramón Castillo vivía con su familia en una de las tres precarias casas que la justicia desalojó en el lote del norteamericano William Fisher, a fines del 2009. Oriundo de San Martín, llegó a la localidad hace 15 años y desde hace 12 es miembro de la comunidad Paisil Antriao. Recuerda con lujo de detalles cómo se sucedieron los acontecimientos de aquella época.

“Jones Huala llegó en un momento cuando estábamos en lo de Fisher y se corría el rumor del desalojo. Algunos miembros de la comunidad de Bariloche acudieron para ayudarnos a resguardar el lugar, era una familia de Bariloche que venía a ayudarnos. Así llegan ellos a la comunidad, los dos Jones Huala”, relata.

Castillo asegura que principalmente los Jones Huala los asesoraban: “nos decían que no tuviéramos miedo, que había que estar preparados y enfrentar las fuerzas especiales. Prepararnos con bombas molotov, gomeras de revoleo. Demostraban una actitud muy violenta, su manera de ser. Armaban una molotov y decía que había que tirársela a los cuerpos de los policías, como queriendo que se prendieran fuego”.

Cuenta que el pequeño grupo de jóvenes no dormía a la noche, sino que se dedicaba a recorrer la montaña y dormía en el día.

“Nos llamaba la atención porque Facundo caminaba toda la noche descalzo y se encargaba de asustar al casero de Fisher. Iba a pata por el monte. Era un tipo muy raro, hablabas con él y era muy buena persona, pero a la hora de enfrentar no le importaba derramar sangre”, agrega.

El quiebre con la comunidad Paisil Antriao comienza con la escalada de violencia y cuando traen gente de Bariloche para instalarse en parte de las tierras en conflicto. En ese momento, relata Castillo, “la comunidad empezó a desconfiar”.

Según el vecino, el grupo de Huala armó casitas precarias en el terreno de una familia antigua pobladora de la localidad, en una cortada que solían utilizar todos, y “amedrentaban a la gente de la comunidad”.

“Empezaron a hacer violencia hacia adentro, quemaron la casa de una familia de la comunidad y quisieron culpar a la misma comunidad, estaban generando un conflicto, querían separarnos y acarrear para su rebaño”, sostiene Castillo.

En comunicados de esa época, el grupo manifestaba sus diferencias con la dirigencia mapuche local como con la Confederación Mapuche Neuquina, a quienes señaló como “traidores” y funcionales al “Estado represor”.

Vía libre a la policía

El hombre recuerda que en un Trabún (reunión o encuentro de la comunidad mapuche) se tomó la decisión de sacarlos.

“El lonko habló con el comisario y se le dijo que la comunidad dejaba el camino libre para sacarlos, que la comunidad no iba a defender a los Huala si la policía los iba a detener”.

En declaraciones, el mismo lonko había salido a cuestionar y desvincularse del violento grupo.

En ese contexto, un día Jones Huala fue detenido cuando intentaba amenazar al casero del lote de Fisher.

“Empezó a tener miedo porque la policía se le estaba viniendo encima. El lonko le dijo, ‘se van por las buenas o por las malas’. Le dijo a la madre de Jones Huala, ‘te lo vas a tener que llevar porque la policía te lo va a terminar matando’. Y se fueron”, detalla Castillo.

Luego las visitas de Jones Huala fueron esporádicas, cada 15 días. “Ellos tenían y tienen amigos dentro de la comunidad”, asegura Castillo. Y apunta que hace poco, uno de los involucrados en la toma de las tierras en el lago Mascardi estuvo en la comunidad buscando yuyos para remedios. “Pero la misma comunidad los echó, no son personas gratas”, sentenció.

Amandina Gutiérrez, ex inan lonko de la Comunidad Paisil Antriao, fue testigo de algunos enfrentamientos en los que participó Jones Huala. Cuando fue detenido en Chile en 2013, en aquella oportunidad la inan lonko contó: “Nosotros no tenemos vinculación, ellos se denominan autónomos, son mapuches rurales, no tienen territorio. Estuvieron acá pero la comunidad los rechazó por la forma de lucha que tienen. No responden a ninguna organización, ellos actúan por sí mismos, por eso se llaman independientes”.

Respecto de Facundo, recordó que había participado encapuchado en algunos de los enfrentamientos y que “estaba arengando todo el tiempo, tenía una forma de hablar muy soberbia e incluso nos amenazó y no tuvimos más contacto”, agregó la mujer.

La familia que se mudó después de la molotov

Eran las 4 de la mañana del domingo 16 de enero de 2011 cuando el matrimonio, que intentaba dormir a su pequeño bebé, escuchó gritos en el patio y vio cómo un grupo de jóvenes (entre 4 y 5 personas) arrojaban artefactos incendiarios y piedras a su casa. Gritaban frases en mapudungun y tiraron dos objetos tipo bombas molotov, de los cuales uno prendió una tabla. El hombre llegó a apagar el fuego y el incidente no pasó a mayores. El incendio fue en una vivienda ubicada en la calle Traful, en el barrio Epulafquen, al pie de las tierras que durante meses fueron escenario de enfrentamientos. En aquella oportunidad la RAM también se adjudicó el hecho, pero aclaró que el acto sólo había sido contra la propiedad, “no contra la vida de personas”. Sin embargo, la hipótesis de la justicia, que oficialmente nadie quiso reconocer, es que el grupo había querido atentar contra una funcionaria de la secretaria penal que vivía al lado en una casa similar y que tenía un auto muy parecido. Luego, esa familia decidió irse de Villa La Angostura.

Buscan un espacio más grande para el juicio de extradición

Hasta que la Cámara Federal de Roca no resuelva la recusación del juez Gustavo Villanueva no podrá avanzar el juicio de extradición de Facundo Jones Huala. La Justicia de Chile lo reclama para ser juzgado por el incendio de la vivienda del cuidador de un campo en 2013, hecho por el que los demás imputados fueron sobreseídos. Jones Huala no pudo ser juzgado porque en 2014, en libertad condicional, huyó (ahora se sabe) a Bariloche. Había sido detenido en Chushamen, Chubut, el año pasado pero el juez federal de Esquel, Guido Otranto, declaró nula la detención y archivó el caso.

Fue otra vez detenido en el paraje Río Villegas en junio de este año y permanece en la prisión de Esquel. Como es jurisdicción de la Justicia Federal de Bariloche, interviene el juez Villanueva (titular en Neuquén, subrogante aquí). La nueva abogada de Jones Huala, Sonia Ivanoff, recusó a Villanueva, que rechazó el recurso. Fue apelado a la Cámara de Roca.

La sala de audiencias de Bariloche es muy pequeña y hay gestiones para conseguir un espacio amplio como para garantizar la presencia de público. A Jones Huala lo acusan del incendio de una vivienda ocupada (en Chile se pena hasta con reclusión perpetua) y de tenencia de armas y municiones, además de la violación de la ley de extranjería, un delito que no existe en nuestro país. (Río Negro)

PUBLICADO EL 17-12-2017
POR INFOALLEN – Mail: noticias@infoallen.com.ar   



0 comentarios:

No Necesitas registrarte para dejar tu comentario. El mismo aparecerá publicado en unos minutos.